Escolapias

PROFESIÓN PERPETUA EN  REPÚBLICA DOMINICANA

“Te he amado con amor eterno; te he llamado y serás mío” Hoy, como todos los días, son días de dar gracias a Dios por todos los beneficios recibidos. Pero hoy es un día especial de Acción de Gracias porque Dios ha estado grande con todos nosotros y una vez más me hace ver que su fidelidad es grande y su amor para conmigo es infinito. Por eso digo que una vida entera no me alcanzaría para dar gracias a Dios por todo el bien recibido en estos años. Gracias a mi familia por su amor, su apoyo y por siempre estar ahí cuando más los he necesitado. Gracias a mi nueva familia, mis hermanas de comunidad que con su paciencia, comprensión y entrega me han animado a seguir adelante. Gracias a nuestra M. General Divina García por su empeño y dedicación de la formación de las junioras y a la M. Provincial M. Immaculada Oromi, por acompañarme, apoyarme y por sus oraciones. Gracias a los hermanos escolapios de Santo domingo y la Romana por el apoyo de verdadero hermano que me han dado en estos años. Gracias a ustedes comunidad pasionista y en la persona de ustedes a toda la comunicad parroquial en donde he crecido y me he formado en la fe, como cristiana, pido a Dios que sean muchas las vocaciones que puedan salir de esta parroquia, que sean muchos los matrimonios santos que manifiesten con su testimonio el amor de un Dios que se hace vida entre nosotros. Y a todos ustedes compañeros en la misión educativa, hermanos y amigos en la fe, gracias por estar aquí, por ser parte de mi historia, de mi vida, pido a Dios les bendiga grandemente siempre. Gracias a todos y a todas y gracias a ti SEÑOR, por bendecirme y darme mucho más de lo que me merezco, confío y sé que terminarás en mí lo comenzado porque es eterno tu amor. Me encomiendo a ti Madre María, Virgen de la Altagracia para que me cubras con tu manto y tu amor nunca me falte. Confío en sus oraciones, muchas gracias y que Dios les bendiga. Francia Báez, Escolapia